Lo que no ves cuando miras uno de los botones más antiguos de Albacete

Estaréis pensando que algo tan cotidiano como puede ser un botón no tiene tanta importancia como para dedicarle un “pincho” entero. Ahora bien, el botón del que os voy a hablar no tiene nada de común, empezando por el hecho de que tiene más de 4000 años, pesa como un iPhone 5 y su base (el botón es cónico) mide como el ancho del Samsung Galaxy III, además de estar hecho de marfil. Se encontró en El Acequión, un poblado de la Edad del Bronce localizado a 9 kilómetros de Albacete cuya cronología oscila entre el 2200 y el 1700 a.C. Como veis es un botón bastante grande, tanto que probablemente su función no fuera la de abrochar prendas…

Pero antes de centrarme en el para qué se usaba quiero hablar primero de qué implica la aparición de este botón y su contexto. Primero y como ya he dicho está hecho de marfil; un material caro y que necesita ser importado, en nuestro caso del norte de África. También se pueden hacer botones con otros materiales, como hueso o madera, evidentemente menos valorados. La segunda cuestión importante, directamente relacionada con la primera, es la referida al intercambio de materias primas. Cuando miras este botón estás mirando un viaje de cientos de kilómetros recorridos por un fragmento de colmillo de elefante, intercambiado quizá en más de una ocasión y de un valor tal que tan solo ciertas personas podían permitirse su adquisición. Por otro lado, y esto también es importante, podemos saber que los colmillos llegaban al yacimiento -bien enteros, bien fragmentos grandes- y en él se procesaban; es decir, que no se exportaba el botón sino la materia prima. ¿Cómo se sabe esto? Porque han aparecido “rodajas” de marfil sin trabajar, restos de la talla, una sierra… en una habitación que, por estas características, se ha considerado un taller de marfil.

En cuanto al para qué se usaba el botón, como ya hemos dicho no tendría una funcionalidad similar al del resto de botones hallados en el yacimiento; aparecen de distintas formas y tamaños, junto a otros elementos de marfil. Su utilización estaría vinculada al prestigio, a la demostración de superioridad social en una marcada escala jerárquica. Esto, a su vez, nos indica que existía una serie de diferencias sociales y que una de las formas de definirlas sería a través de la cultura material. Esta idea es corroborada, por otro lado, mediante los ajuares presentes en las tumbas. Si lo pensáis bien no es tan diferente del presente… yo, por ejemplo, con mi sueldo de bloguero no puedo llevar anillos de oro o un mercedes.

Fuente: www.patrimoniohistoricoclm.es

El botón se encuentra expuesto en el Museo Arqueológico de Albacete

A continuación quiero mostrar un pequeño experimento que he realizado ex profeso para la ocasión. He realizado una réplica de un botón piramidal de perforación en V (la denominación se debe a que tiene forma de pirámide y los agujeros se realizan de forma diagonal). Por supuesto no está hecho en marfil, sino en madera, pero el resultado es muy similar. Además veréis las distintas fases del trabajo, desde que tenemos el colmillo o tronco entero hasta que llegamos al botón. El segundo botón es parecido al botón cónico de El Acequión, aunque de menor tamaño.

Fuente: Elaboración propia

                                         Fuente: Elaboración propia
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s